Uso de cookies
www.fundadeps.org usa cookies para mejorar tu experiencia de navegación y mostrarte contenido personalizado a tus intereses.
Si continua navegando consideramos que acepta su uso, de acuerdo con nuestra
política de cookies , a menos que usted las haya desactivado.
SÍGUENOS:
Facebook
Twitter
RSS
Youtube


Logo Fundadeps
 Contacto
7 de Diciembre de 2019

EPS AL DÍA


NOTICIAS
Noticias
OPINIÓN
Opinión
Banner-240-x-80-(1-casilla).gif
catedra-eps.jpg
banner-240x240-v2.jpg
logo-saludenfamilia.jpg
ESSAT-Formacion2.jpg
banner-atlasdelasalud.gif
016.gif
“El siglo XXI va a ser el siglo de la cultura de la salud”
“El siglo XXI va a ser el siglo de la cultura de la salud”

Honorio Bando.
Vicepresidente de FUNDADEPS.

Compartimos la entrevista realizada a nuestro vicepresidente que se publicó en el Nº 52 de la Revista "El Dentista", en la que desgrana su trayectoria profesional ligada al desarrollo del sistema nacional de salud y sitúa con claridad los desafíos que como sociedad tenemos para hacer de la Educación para la Salud un pilar del desarrollo social y de la sostenibilidad de nuestro sistema sanitario público.
 
PREGUNTA.- ¿Desde cuándo viene trabajando en el sector sanitario? ¿Vocación o compromiso?
RESPUESTA.- Desde mediados de 1970, cuando comencé mi primera experiencia sanitaria en el Hospital Nuestra Señora de Covadonga en Oviedo, hoy Hospital Central Universitario de Asturias, que entonces eran ciudades sanitarias de la Seguridad Social. Ahí aprendí desde la responsabilidad de los servicios jurídicos, y con mis inquietudes reformistas y por la formación sanitaria, las líneas básicas para la reforma de la sanidad, que posteriormente había que acometer. No en vano, el Hospital de Covadonga fue pionero en la Formación MIR. Ahora se han cumplido 50 años de su creación. Entonces comencé mi tesis doctoral. En la primavera de 1977, me incorporé en Madrid al Ministerio de Trabajo, para poner mi granito de arena en la creación del Ministerio de Sanidad. Esto explica mi vocación profesional pública a lo que posteriormente se conocería como las ‘Ciencias de la Salud y de la vida’. Aunque yo sea Doctor en Derecho, todo ello ha supuesto un compromiso ético, que en el día de hoy, confirmo con gran satisfacción.
 
P.- ¿Qué hechos le inclinaron a trabajar en el sector sanitario, y tanto como para que muchos le conozcan como uno de los constructores del Sistema Nacional de Salud?
R.- Como señalaba antes, en Oviedo, mi ‘Sevilla del Norte’ como me gustaba llamar a ‘Vetusta’, bajo esa bruma profundicé en la reforma sanitaria, que teníamos que emprender en nuestro país. Me sentía con vocación de construir ya que pensaba que la vivienda y la salud eran unos problemas que había que afrontar en los inicios de la democracia. No fue un azar que mi tesis doctoral fuera sobre la protección a la vivienda. De ahí lo de que muchos me han denominado como uno de los constructores del Sistema sanitario Español.
 
P.- Hablemos ahora de su larga trayectoria, por la que se le conoce y por su brillante carrera profesional.
R.- Mi carrera profesional se puede ver en mi curriculum, es sencilla, hecha con entusiasmo y con cariño, hacia los profesionales sanitarios: médicos, enfermeros, farmacéuticos, psicólogos clínicos, bioquímicos etc, que dedican su esfuerzo no sólo a curar las enfermedades, sino en prevenirlas. Esto hace que los ciudadanos sean partícipes de su propia salud, conociendo factores que pueden influir en mejorarla. Por eso, me considero un ciudadano al servicio público, que tiene su obligación de trabajar con todos y para todos, y ahí radica mi profesionalidad e independencia.
 
P.- Cuéntenos sus principales hechos profesionales.
R.- En relación con mi trayectoria profesional, tengo que decir que he participado en la puesta en marcha del Ministerio de Sanidad y Seguridad Social, como así se denominó en 1977, tras las primeras elecciones democráticas; la creación y desarrollo del INSALUD; la unificación de las redes sanitarias; la Ley General de los Consumidores y Usuarios, que acaba de cumplir 30 años como la Ley General de Sanidad; el diseño del Plan Nacional de Drogas; la creación y vertebración del Instituto de Salud Carlos III o en las transferencias a las Comunidades Autónomas en materia sanitaria. Estos son los momentos más destacables que recuerdo con una gran satisfacción por haber participado en todos ellos, por haber vivido situaciones enriquecedoras tanto a nivel personal como profesional. Sí, me siento muy orgulloso de ello.
 
P.- Tiene una credibilidad y respeto para los profesionales sanitarios y en el fondo le admiran porque no es médico ¿Por qué?
R.- Mi credibilidad viene por ser un profesional convencido de mis actuaciones, que trato de implicar y dar participación a todos los afectados por las cuestiones que se plantean. Esto me ha granjeado buenos amigos y confianza. Soy de las personas que creen en la sociedad de valores, como la tolerancia, el esfuerzo, la solidaridad, la generosidad, el compromiso, todo ello bajo el gran paraguas de la libertad. 
 
P.- ¿Qué cree que le falta por hacer en el sector sanitario?
R.- Muchas cosas (ríe). Me falta tiempo cada día. Últimamente como académico trato de acercar las Academias a la sociedad, en definitiva a los ciudadanos, en especial desde la Real Academia Nacional de Farmacia, donde como Académico soy Secretario de su Fundación. Recientemente he sido nombrado Académico de Número de la Academia de Ciencias Odontológicas de España, donde me espera una amplia tarea por realizar para que estas Ciencias sean conocidas realmente por la población. Podría resaltar muchos proyectos en los que estoy implicado, pero la vida sigue…. 
 
P.- ‘Un compromiso con la Sanidad’ es uno de sus numerosos libros ¿Es un compromiso político o personal?
R.- Efectivamente, ‘Un compromiso por la Sanidad. La Promoción Integral de la Salud’, es uno de mis libros, con varias ediciones, al cual le tengo un especial cariño, puesto que recoge y es un testimonio de mis experiencias, tanto en España como en la Unión Europea, donde me tocó defender la formación en Ciencias de la Salud de nuestro país, uno de los modelos mejores del mundo por el que tenemos que sentirnos muy orgullosos. A pesar de mi independencia política, he ocupado cargos importantes con UCD, PSOE y PP, siempre he estado disponible, como lo estoy ahora, con ganas de hacer cosas que valgan la pena, para el servicio de los ciudadanos. En definitiva, es un compromiso personal, que es un proyecto que he venido ejecutando, poco a poco, sin prisas y sin pausa. Los que me conocen más cercanamente, saben que es un proyecto de servicio a la sociedad, que se está percibiendo.
 
P.- Hemos hablado de su trayectoria profesional, abordemos ahora su vida, sus inquietudes, sus aficiones…
R.- Mi vida es muy sencilla porque creo que en la sencillez, en las cosas sencillas está la belleza. Me gusta escribir y el oficio de escritor. Miguel Delibes, a quién tuve el gusto de conocer, decía que toda obra necesita un paisaje y una pasión. Creo que para mí son dos cosas muy personales. Soy un apasionado de la naturaleza, disfruto de la Sierra de Madrid, siempre que puedo por lo que soy conocedor de la Sierra de Guadarrama, hoy al fin convertida en Parque Nacional, donde disfruto y comparto ese aire fresco que me inspira y me da fortaleza para reemprender el camino. La jardinería es otro de mis hobbies, que me enseñó mi madre desde pequeño, lo cual he llevado con especial cariño, corroborado por mi hermano, especialista y gran experto en botánica. Todo ello me relaja de tanto e inevitable estrés de cada día.
 
P.- Lo han definido como un humanista de profundas convicciones ¿por qué un self-mademan?
R.- Mi vida se ha desarrollado siempre bajo una impronta humanista llena de convicciones que ha presidido todas mis actuaciones, que me ha ayudado a superar momentos difíciles, que muchas veces me han tocado vivir, siendo un acicate para continuar el camino. Lo de self-mademan (hombre hecho a sí mismo) es por haber sido autodidacta y responsable y escultor de mi propia vida. No culpo a nadie de las cosas que me han ocurrido porque en cada momento, venciendo las dificultades, he hecho lo que en conciencia debería hacer, pero me ha tocado luchar con la envidia que forma parte de la piel de este país. 
 
P.- Es usted un comunicador y bien lo ha demostrado en numerosas ocasiones ¿Es un punto vital?
R.- Mi inquietud por la comunicación viene desde joven, a los 16 años comencé a hacer programas de radio y a escribir en periódicos y semanarios. Soy lincenciado en Ciencias de la Información y la comunicación es una tarea fundamental para mí porque me permite trasmitir lo que estoy realizando y desarrollando en los últimos años, especialmente en el sector sanitario y académico, participando en tertulias, seminarios, mesas redondas y eventos para la difusión del conocimiento. Quizá sea una de las peculiaridades de mi carácter. Opino como decía Ramón y Cajal que “todo el mundo si se lo propone puede esculpir su propio cerebro”.
 
P.- Ha participado en esta revista desde su nacimiento ¿Cómo ve esta nueva etapa editada y supervisada por el Profesor Bascones?
R.- ‘El Dentista del Siglo XXI’, en esta nueva etapa editada por el Profesor Antonio Bascones, ha mejorado profundamente su contenido e interés tanto para los ciudadanos como para los pacientes, que se leen con atención frente a otras revistas de difusión general. Pienso que uno de los valores añadidos está siendo acercar el mundo académico a todos los ciudadanos porque la salud dental afecta a todos los ciudadanos. La educación para la salud tiene que estar muy presente en esta publicación. 
 
P.- ¿Cómo ve el futuro de nuestro país dentro del contexto europeo y su proyección internacional?
R.- Veo el futuro con preocupación pero a la vez con un gran optimismo, ya que pienso que se van a producir cambios espectaculares, que algunos no se imaginan. A nuevos tiempos nuevos horizontes. Son necesarias reformas profundas que no se han acometido en los últimos años. Todavía nos movemos con estructuras napoleónicas que no responden a las demandas de los ciudadanos de este país. En el plano sanitario nos vamos a mover en la promoción integral de la salud. Este siglo XXI va a ser el siglo de la cultura de la salud. Hasta ahora nos hemos movido en torno a la enfermedad y la filosofía del cambio es evitar que la enfermedad se produzca. Es un reto que merece la pena vivirlo e implicar a la sociedad en ello, esto es una responsabilidad de los poderes públicos, que llevaría consigo un ahorro de costes sanitarios asistenciales y colaboraría a la sostenibilidad del Sistema Nacional de Salud. Es hora de subrayarlo: basta ya de recortes, la salud no es un gasto, es una inversión en el futuro de la sociedad, que es la que la financia con sus impuestos.
 


Fecha de creación
:   19/09/2014 12:01:52
Última actualización
:   19/09/2014 12:02:38

OPINIONES ANTERIORES

Cuando el aquí y ahora llama a tu puerta. ¿Qué es la terapia Gestalt?
20 de Octubre de 2014
El médico rojo
8 de Julio de 2014
Alfabetización en salud: de la información a la acción
18 de Junio de 2014
El reto de los Colegios Saludables
27 de Mayo de 2014
El discurso de la enajenación
27 de Mayo de 2014
Paginado 
13

REDES SOCIALES

Facebook
Twitter

BOLETÍN EPS

Boletín de Educación para la Salud nº 108 - Octubre 2019

Boletín de Educación para la Salud nº 108 - Octubre 2019

30/10/2019
En esta edición del boletín incluimos el último nforme sobre Juventud y Género y los Cuadernos de la AEF sobre los Objetivos de Desarrollo Sostenible, así como un par de guías dedicadas al abordaje de la enfermedad en el ámbito escolar. Y junto con ...

Facebook
Síguenos en Facebook fundadeps
Twitter
Síguenos en @fundadeps
Suscríbete al boletín de EpS