Uso de cookies
www.fundadeps.org usa cookies para mejorar tu experiencia de navegación y mostrarte contenido personalizado a tus intereses.
Si continua navegando consideramos que acepta su uso, de acuerdo con nuestra
política de cookies , a menos que usted las haya desactivado.
SÍGUENOS:
Facebook
Twitter
RSS
Youtube


Logo Fundadeps
 Contacto
22 de Noviembre de 2019

EPS AL DÍA


NOTICIAS
Noticias
OPINIÓN
Opinión
Banner-240-x-80-(1-casilla).gif
catedra-eps.jpg
banner-240x240-v2.jpg
logo-saludenfamilia.jpg
ESSAT-Formacion2.jpg
banner-atlasdelasalud.gif
016.gif
Retos en salud y medio ambiente
Retos en salud y medio ambiente

Francisco Vargas.
Médico epidemiólogo. Máster en Salud Pública.

¿Cómo influye el medio ambiente en nuestra salud? ¿Cómo podemos reducir el impacto de la exposición a los factores ambientales?

El medio ambiente en el que vivimos es uno de los principales determinantes de la salud humana. Existe suficiente evidencia científica como para prevenir o reducir, de forma significativa, los efectos de la contaminación sobre nuestra salud.  

La respuesta a los agentes ambientales varía en la población, hay personas que son más susceptibles que otras. Esto es evidente en el caso de las alergias, pero también en otras enfermedades como el cáncer. Una suma de varios factores simultáneos puede tener efectos muy negativos sobre la salud. Un ambiente social desfavorable, una dieta inadecuada, la exposición a riesgos laborales, la adopción de hábitos no saludables (tabaco, alcohol, falta de ejercicio, etc.) y la exposición a varios contaminantes peligrosos pueden incrementar el riesgo de enfermar por encima de lo esperado si uno estuviera expuesto a la acción separada de cada uno de estos factores. Por ejemplo, el amianto afecta y multiplica varias veces el riesgo de contraer cáncer en fumadores.

Se ha estimado que un 20 % de la incidencia total de enfermedades puede atribuirse, en los países industrializados, a factores medioambientales. La contaminación del aire, el agua y el suelo provoca entre un 1 y un 4% de los cánceres (World Cáncer Report. OMS. IARC 2003). Las enfermedades respiratorias, el asma y las alergias están asociadas con la contaminación del aire externo e interno. El asma y las alergias ha aumentado durante las últimas décadas en toda Europa, y aproximadamente un 10 % de la población infantil padece estas enfermedades. Los principales agentes ambientales implicados en la contaminación del aire son los óxidos de nitrógeno y azufre, las partículas en suspensión, ozono, metales, Compuestos orgánicos volátiles e hidrocarburos. De forma resumida, se describen en el siguiente cuadro los principales  problemas de salud o enfermedad  y su correspondiente factor ambiental.

El Humo Ambiental del Tabaco (HAT), el monóxido de carbono (CO), el polvo, los ácaros, las sustancias químicas, las bacterias y los hongos son los contaminantes más frecuentes en ambientes interiores. El HAT aumenta el riesgo de cáncer entre un 20 y un 30 % entre los no fumadores. Según la OCDE, los costes de atención sanitaria atribuibles a las enfermedades provocadas por el medio ambiente suponen el 3,2% del PIB en los países desarrollados.

Una reciente revisión de las evidencias científicas sobre los efectos de la contaminación ambiental (OMS 2013. Review of evidence on health aspects of air pollution) ha demostrado que los efectos de la contaminación atmosférica sobre la salud son más dañinos de lo que se pensaba. Este nuevo informe asegura que las partículas en suspensión están relacionadas con arteriosclerosis o enfermedades respiratorias en niños, además de diabetes, problemas en la función cognitiva y desarrollo neuronal.

El tráfico urbano del automóvil es la principal causa del aumento de la contaminación del aire, porque las principales ciudades superan los límites recomendados por la OMS. Los costes sanitarios que ocasiona esta contaminación en términos de mortalidad, morbilidad, atención sanitaria, ingresos hospitalarios, consumo de medicamentos y horas de trabajo perdidas, entre otras variables, se reducirían con políticas valientes y responsables de  limitación del tráfico en el medio urbano.  

La gestión de riesgos ambientales

La Salud Ambiental (Environmental Health) es un área de conocimiento, incluida en el ámbito de la Salud Pública, que permite identificar, caracterizar, vigilar, controlar y evaluar los efectos sobre la salud humana de los riesgos físicos, químicos, psicosociales y biológicos presentes  en el medio ambiente. 

La Ley General de Sanidad (L.G.S) establece (Artículos 18, 19, 39 y 40) la obligación de prestar una especial atención a la salud ambiental en los programas del Sistema Nacional de Salud. El derecho a disfrutar de un medio ambiente saludable está recogido en el art. 45 de la Constitución Española. La realidad actual es que el Sistema Nacional de Salud no dedica suficientes recursos para la protección de la salud frente a los riesgos ambientales a pesar de lo establecido por la L.G.S y la nueva Ley de Salud Pública.

La incorporación de nuestro país a la Unión Europea  provocó un notable impulso de la legislación relacionada con la sanidad ambiental. Son numerosas las Directivas Europeas que se han incorporado a la legislación nacional en ámbitos vitales para la salud pública. Entre ellos podemos citar las que afectan a las sustancias y preparados químicos (REACH), agua potable y de baño, contaminación atmosférica, salud laboral, biocidas, fitosanitarios, organismos modificados genéticamente, protección radiológica, residuos y vertidos tóxicos. La introducción en nuestro ordenamiento jurídico de esta legislación se ha realizado sin un incremento de los recursos humanos y técnicos necesarios para su  efectiva aplicación. Tenemos una buena legislación pero, como en otros sectores, sin mecanismos efectivos que garanticen su cumplimiento. 

Por otra parte, las actividades de la administración competente en prevenir, evitar o controlar aquellos riesgos que influyen en la salud no serán eficaces sin una implicación efectiva de la sociedad, de sus organizaciones sociales y de los responsables políticos que parecen poco interesados en estos temas hasta que sucede algún escándalo (legionelosis, crisis de los pollos belgas y las dioxinas, vacas locas, etc) que dispara el miedo o la alarma social.

En este sentido, promover entre todos una mayor participación ciudadana en la  identificación de peligros, en el control de los riesgos y en la valoración crítica de las actuaciones de los poderes públicos sería muy saludable. Porque, como señaló B.Walker (Journal of Environmental Health  vol. 55-3-1992), "todos los problemas medioambientales más pronto o más tarde llegan a ser un problema de salud pública”. El cumplimiento de esta obligación debe ser reclamado por la sociedad. 

¿Qué podemos hacer para reducir el impacto de los factores ambientales?

  • Ser activos, solidarios y corresponsables en la defensa de un medio ambiente saludable. 
  • Reclamar el cumplimiento efectivo de la legislación europea, estatal y autonómica en materia de protección sanitaria de frente a los riesgos ambientales. La evaluación, gestión y comunicación de riesgos debe someterse al control de su eficacia y deben conseguir la mayor participación de las partes implicadas. 
  • Exigir la aplicación de Planes o Estrategias de Salud y Medio Ambiente al sector público y privado  para la reducción significativa de la contaminación. Estos planes deben ser objeto evaluación transparente de su eficacia, efectividad y coste beneficio.
  • Exigir la adopción de medidas eficaces y efectivas para la reducción de la contaminación atmosférica (promover el transporte público a precios aceptables y reducción de la velocidad y prohibición del uso del automóvil en zonas determinadas, energías renovables y limpias).
  • Dar ejemplo. Practicar un consumo responsable, como recomiendan las organizaciones de consumidores, porque tiene un evidente impacto en el consumo de energía, agua, alimentos, generación de residuos, vigilancia de delito ambiental, uso de transporte público, etc. 
  • Reclamar la aplicación de programas y medidas de Calidad del Ambiente Interior (contaminantes químicos, físicos y biológicos, promover la cultura de limpieza y mantenimiento  del aire acondicionado, control de legionella, uso de preparados biocidas y preparados químicos, temperatura, alérgenos, etc.) en instalaciones de trabajo y ocio públicas y privadas.
  • Exigir el cumplimiento de la  Ley General de Salud Pública 33/2011, en materia de EIS, tal como establece en su capítulo VII, Artículo 35: Evaluación del impacto en salud de otras políticas: La evaluación del impacto en salud.

 

Fecha de creación
:   06/03/2013 11:22:52
Última actualización
:   07/03/2013 10:14:48

OPINIONES ANTERIORES

La crisis y el sector socio-sanitario: el papel de las entidades no lucrativas
28 de Enero de 2014
La familia del Servicio de Medicina Preventiva
18 de Diciembre de 2013
Políticas educativas sobre Educación para la Salud en la Unión Europea.
17 de Diciembre de 2013
¿Es útil Internet para ayudar a las personas a dejar de fumar?
20 de Junio de 2013
Lenguaje y mujer
22 de Mayo de 2013
Paginado 
15

REDES SOCIALES

Facebook
Twitter

BOLETÍN EPS

Boletín de Educación para la Salud nº 107 - Octubre 2019

Boletín de Educación para la Salud nº 107 - Octubre 2019

30/09/2019
En esta edición del boletín compartimos la nueva campaña del Ministerio de Sanidad para la prevención del tabaquismo, así como actividades formativas en habilidades para la vida y salud emocional. También un conjunto de informes sobre equidad en salud en ...

Facebook
Síguenos en Facebook fundadeps
Twitter
Síguenos en @fundadeps
Suscríbete al boletín de EpS