Uso de cookies
www.fundadeps.org usa cookies para mejorar tu experiencia de navegación y mostrarte contenido personalizado a tus intereses.
Si continua navegando consideramos que acepta su uso, de acuerdo con nuestra
política de cookies , a menos que usted las haya desactivado.
SÍGUENOS:
Facebook
Twitter
RSS
Youtube


Logo Fundadeps
 Contacto
27 de Enero de 2020

EPS AL DÍA


NOTICIAS
Noticias
OPINIÓN
Opinión
Banner-240-x-80-(1-casilla).gif
catedra-eps.jpg
banner-240x240-v2.jpg
logo-saludenfamilia.jpg
ESSAT-Formacion2.jpg
banner-atlasdelasalud.gif
016.gif
La sexualidad de las personas con discapacidad intelectual
La sexualidad de las personas con discapacidad intelectual

Carlos de la Cruz
Licenciado en Piscología y Sexólogo. Director del Máster en Sexología Universidad Camilo José Cela.

Muchas veces se comete el error de pretender descubrir que las personas con discapacidad intelectual (DI) tienen sexualidad. Como si sus padres, sus madres o los profesionales no lo supieran. Por supuesto que lo saben. Además saben que los mitos son mitos y que, por eso, ni es una sexualidad dormida ni se ha de presentar necesariamente de manera desbocada. Saben además más cosas: que no hay nadie mejor o peor. Que cada hombre y cada mujer es único e irrepetible, y no hay primeras ni segundas categorías. Pues bien, fijándonos en la sexualidad, sucede algo parecido, que no hay sexualidad, que hay sexualidades y que todas merecen la pena. Para entender esto, es imprescindible dejar de pensar en la sexualidad como algo que sucede sólo entre los genitales, sólo entre los jóvenes o sólo entre los guapos. Esa es únicamente una posibilidad. La sexualidad son muchas más cosas y en todas la etapas de la vida, con o sin pareja. Hablamos de sexualidad y hablamos de sentirse hombre o de sentirse mujer, de todo el cuerpo y no sólo de los genitales, de las caricias, de los besos, de la masturbación… de muchas cosas y de muchas posibilidades. Incluso hablamos de quien tenga poco o nulo interés por todos estos temas. Por eso creemos que es absolutamente necesario tratar de educar y de atender la sexualidad de hombres y mujeres con DI (ya lo era desde que eran niños y niñas) Porque queremos educar a la persona completa y porque queremos integrarles en la sociedad en la que vivimos. Es importante contribuir a que hombres y mujeres con DI aprendan a conocerse, a saber cómo son y cómo funcionan, sus genitales y su cuerpo, sobre su sexo y sobre el otro, sobre la reproducción y el placer. Lo sensato es procurar que aprendan tanto como se pueda y que el límite sea su capacidad de aprendizaje. Es importante contribuir a que hombres y mujeres con DI aprendan a aceptarse, a sentir que están en el mismo terreno de juego que el resto de hombres o el resto de mujeres, a que son dignos y dignas de ser queridos. Para ello, además de palabras es imprescindible transmitirles afectos y enseñarles a expresar y reconocer emociones. A que puedan mostrarse tal y como son y a que así, de ese modo, se les acepta. Es importante contribuir a que hombres y mujeres con DI aprendan a expresar su sexualidad de modo que resulte satisfactoria. Aprendiendo lo adecuado y lo inadecuado, la importancia del respeto y de que las relaciones sexuales son ante todo relaciones personales. El objetivo no es hacer o no hacer… el objetivo es que lo que se haga se resuelva de modo que resulte satisfactorio para todos. Es curioso, pero si estos tres últimos párrafos los leyéramos quitando las palabras “con DI” valdrían para el resto de hombres y mujeres. Y es que en lo sustantivo hablamos de lo mismo: de la sexualidad de hombres y mujeres. Por eso son los mismos objetivos. ¿Las diferencias? Que quizás hablando de personas con DI tengamos que poner algo más de empeño y esfuerzo en contarles cosas y en que aprendan que cuentan con nosotros. Más empeño en ofrecerles y respetarles su intimidad, así como su pudor y su desnudo. Tendremos que recordar que crecen y cambian algunas cosas, no podemos tratarles siempre como niños o niñas… y llegado el caso tendremos que enseñarles algunas conductas u ofrecerles alternativas a las que se presentan de manera inadecuada. En definitiva, tendremos que hacer con lo sexual lo que se ha hecho con otros muchos aspectos. Hacer todo lo posible por mejorar, a sabiendas que en cada caso las soluciones pueden ser muy distintas. Lo importante: tener claro que sólo crece lo que se cultiva y sólo se resuelve lo que somos capaces de afrontar. Las sexualidades de las personas con discapacidad merecen ese esfuerzo.

Fecha de creación
:   15/03/2010 18:15:34
Última actualización
:   18/05/2010 23:30:55

OPINIONES ANTERIORES

Casos curiosos de la sanidad española: Camilo y Mariana, dos octogenarios intoxicados por marihuana
22 de Septiembre de 2010
Yo quiero un médico español. ¡Para eso pago impuestos!
7 de Septiembre de 2010
La formación de personal en Educación para la Salud y Promoción de la Salud
22 de Junio de 2010
Las redes intersectoriales en la vigilancia y control de las enfermedades no transmisibles en Latinoamérica
31 de Mayo de 2010
La vacuna para el VIH, una realidad aplastantemente innegociable
18 de Mayo de 2010
Paginado 
23

REDES SOCIALES

Facebook
Twitter

BOLETÍN EPS

Boletín de Educación para la Salud nº 109 - Noviembre 2019

Boletín de Educación para la Salud nº 109 - Noviembre 2019

29/11/2019
La prevención y atención a mujeres en situación de drogodependencia desde la perspectiva de género, los trastornos en el comportamniento de niños y adolescentes y el abordaje de la malnutrición y la obesidad en la infancia española son algunos de ...

Facebook
Síguenos en Facebook fundadeps
Twitter
Síguenos en @fundadeps
Suscríbete al boletín de EpS