Uso de cookies
www.fundadeps.org usa cookies para mejorar tu experiencia de navegación y mostrarte contenido personalizado a tus intereses.
Si continua navegando consideramos que acepta su uso, de acuerdo con nuestra
política de cookies , a menos que usted las haya desactivado.
SÍGUENOS:
Facebook
Twitter
RSS
Youtube


Logo Fundadeps
 Contacto
21 de Noviembre de 2019

EPS AL DÍA


NOTICIAS
Noticias
OPINIÓN
Opinión
Banner-240-x-80-(1-casilla).gif
catedra-eps.jpg
banner-240x240-v2.jpg
logo-saludenfamilia.jpg
ESSAT-Formacion2.jpg
banner-atlasdelasalud.gif
016.gif
Las Fundaciones y la Salud Pública
Las Fundaciones y la Salud Pública

Honorio Carlos Bando Casado
Doctor en Derecho. Vicepresidente de la Fundación de Educación para la Salud (FUNDADEPS)

Caminamos hacia un modelo de sociedad donde la Salud Pública va adquiriendo magnitudes importantes en los tiempos presentes y futuros, por lo que es necesario plantearse un nuevo modelo de “Cultura de la Salud”, basado en lo que podríamos denominar la Promoción Integral de la Salud, para involucrar a los ciudadanos en una serie de hábitos de comportamiento que se dirijan a potenciar la salud y a prevenir en la medida de lo posible, la enfermedad. Este siglo XXI va a ser el siglo de la Cultura de la salud, en la que debemos involucrarnos todos, no solamente los que venimos trabajando en el Sistema Nacional de Salud. Esta nueva cultura de la salud, basada en la prevención y en la educación, va a ser una herramienta básica para las Ciencias de la Salud y de la Vida. Es necesario trabajar en esta dirección. La promoción integral y la educación para la salud son conceptos positivos que se caracterizan por desarrollar acciones destinadas a su incremento. Se parte de la idea de que la salud es algo que puede administrarse y todo patrimonio bien administrado, es lógico que aumente. La sociedad civil ha vuelto a un primer plano con un énfasis en el bienestar social, y tiene que tener un rol determinante en la conformación de las actividades ciudadanas para fomentar la salud pública, contribuyendo al estudio y consolidación del desarrollo sostenible en un mundo globalizado que estamos viviendo. La Salud Pública constituye una de las preocupaciones principales de los ciudadanos de nuestro país, de ahí que la Educación para la Salud debe tener como horizonte concienciar a la población sobre la importancia que tiene la prevención y el diagnóstico precoz en la lucha contra la enfermedad y el fomento de los hábitos saludables, evitando los que son nocivos para la salud, teniendo como ejes, por un lado la sociedad y por otro, el Sistema Nacional de Salud. En la actualidad debemos profundizar en el amplio concepto de la Salud Pública, en el sentido de dar a la persona un sentido positivo de la salud, incluso un sentido positivo de entender la vida y de enfrentarse a los problemas con capacidad de resolución a través de la información, la participación y la motivación para conseguir un mejor estado de salud. Los ciudadanos tienen que implicarse y ser sujetos activos para su propia salud y la de su comunidad, para lo cual tienen que tener conocimientos referidos al medio ambiente; su protección y cuidado para tener un entorno saludable; conocimientos en materia de uso y consumo de bienes de servicio, como son los servicios sanitarios; conocer los aspectos legales para defender sus derechos, así como conocer las obligaciones a las que estamos sujetos, cumpliendo las normas establecidas para proteger no sólo nuestro entorno sino también a nosotros mismos y a todos los que nos rodean. En este contexto, la Ley de Salud Pública debe recoger estas reflexiones y abrirla a este nuevo engranaje de participación ciudadana a través de las Fundaciones, Asociaciones, Industria farmacéutica, Sociedades Científicas, Organizaciones no Gubernamentales (ONGs) y otros entes de asociación, que vienen colaborando en la vertebración de la sociedad civil, apreciando el esfuerzo que están realizando y colaborando para que el ciudadano – paciente, se sienta más informado, comprendido y a la vez, protegido, para desarrollar ambientes saludables, evitando los que son nocivos para la salud. Las Fundaciones del ámbito de la salud o relacionadas con ésta deben estar en los órganos consultivos que se creen en esta ley. Asimismo, las fundaciones deben colaborar en la elaboración de informes técnicos que ayuden a solucionar los conflictos entre partes, cuando afectan a los ciudadanos – pacientes. Por otro lado, las fundaciones tienen que trabajar activamente para fomentar proyectos de investigación y de exploración sistemática de posibilidades de innovación que afecten directamente a la Salud Pública y a su desarrollo sostenible, para dinamizar las actuaciones de nuestra sociedad en los próximos años, ya que los ciudadanos tienen que asumir un papel más activo y tomar una conciencia más efectiva de que la promoción de la salud y la prevención de la enfermedad es una tarea de todos.

Fecha de creación
:   19/01/2010 16:37:08
Última actualización
:   18/05/2010 23:30:05

OPINIONES ANTERIORES

Reforma sanitaria y derecho a la salud en Estados Unidos
12 de Abril de 2010
Hacia un cambio de paradigma en la prevención del sobrepeso y las enfermedades no transmisibles desde la actividad ...
3 de Abril de 2010
La sexualidad de las personas con discapacidad intelectual
15 de Marzo de 2010
El potencial de las redes sociales en salud
3 de Marzo de 2010
El ser humano, ¿Un animal perfecto?
23 de Febrero de 2010
Paginado 
24

REDES SOCIALES

Facebook
Twitter

BOLETÍN EPS

Boletín de Educación para la Salud nº 107 - Octubre 2019

Boletín de Educación para la Salud nº 107 - Octubre 2019

30/09/2019
En esta edición del boletín compartimos la nueva campaña del Ministerio de Sanidad para la prevención del tabaquismo, así como actividades formativas en habilidades para la vida y salud emocional. También un conjunto de informes sobre equidad en salud en ...

Facebook
Síguenos en Facebook fundadeps
Twitter
Síguenos en @fundadeps
Suscríbete al boletín de EpS