Uso de cookies
www.fundadeps.org usa cookies para mejorar tu experiencia de navegación y mostrarte contenido personalizado a tus intereses.
Si continua navegando consideramos que acepta su uso, de acuerdo con nuestra
política de cookies , a menos que usted las haya desactivado.
SÍGUENOS:
Facebook
Twitter
RSS
Youtube


Logo Fundadeps
 Contacto
20 de Noviembre de 2019

EPS AL DÍA


NOTICIAS
Noticias
OPINIÓN
Opinión
Banner-240-x-80-(1-casilla).gif
catedra-eps.jpg
banner-240x240-v2.jpg
logo-saludenfamilia.jpg
ESSAT-Formacion2.jpg
banner-atlasdelasalud.gif
016.gif
El bullying no es un juego
El bullying no es un juego

Eduardo Javier Chong Chong
Médico Residente de Medicina Preventiva y Salud Pública. Hospital Clínico San Carlos. Madrid.

El bullying es una expresión muy común utilizada en la sociedad actual.  ¿Pero de dónde proviene esta palabra?. El término bullying proviene del vocablo holandés “boel” que significa acoso. Se define como una conducta de persecución física y/o psicológica  contra otra persona a la que se elige como víctima de repetidos ataques, con la intencionalidad de causar daño o perjuicio de alguien, que habitualmente es más débil, llevados a cabo por lo general entre estudiantes.

Los estudios sobre este término se iniciaron en 1973 por el psicólogo noruego Dan Olweus. En estos años tuvo poco impacto en el tema, hasta que en el año 1982 empezó a tener un auge mayor, a consecuencia del suicidio de 3 jóvenes en el norte de Noruega. En España, la preocupación se despertó con el suicidio de un adolescente vasco de 14 años (Jokin) en Hondarribia en el 2004. Para Dan Olweus, la violencia entre iguales se expresa con el término Mobbing (en Noruega y Dinamarca) que puede entenderse como “grupo grande de personas que se dedican al asedio, una persona que atormenta, hostiga y molesta a otra”.

En relación a la etiología del bullying, suele ser compleja y depende de muchos factores que se conjugan entre sí. El bullying grave ocurre en alrededor del 9% en la edad escolar en España (Diario El País 18 Feb 2016. Fuente: Save the Children) y al menos, un 25% de los y las alumnas se han sentido amenazados en alguna ocasión según Sabel Gabaldón (2005).

Dentro de los factores asociados y relacionados al bullying se ha visto que a nivel social sufrir pérdidas de relaciones cercanas y tener un nivel socioeconómico bajo son factores de riesgo. Así mismo haber sido expuesto/a a eventos adversos en la infancia (violencia, traumas, etc.) o sufrir algún tipo de enfermedad crónica como obesidad o tener alguna discapacidad física también están asociados a sufrir bullying. Por último se ha visto que personas lesbianas, gays, bisexuales o personas trans, tienen más probabilidades de sufrir bullying que personas heterosexuales. 

El bullying se puede manifestar de distintas formas, puede ser físico, verbal, relacional ó cyberbullying, mayor a través del uso de las redes sociales e internet. Se ha visto que la forma de bullying más común es de tipo verbal, con nombres ofensivos o humillando a la otra persona, este problema suele darse más en las escuelas, sin embargo puede ocurrir en cualquier lugar.  

Respecto a las consecuencias de este problema, se ha visto que sufrir bullying puede provocar incomodidad, miedo y causar un daño emocional grave y/o duradero en una persona. Los niños y niñas que sufren directamente el bullying a menudo sienten que es culpa suya y no saben qué hacer para detenerlo, pueden incluso retraerse y no tener vida social por el miedo a la humillación. Pueden sufrir daño psicológico, no solo en el presente, sino también en el futuro. También pueden presentar problemas de salud y mayores probabilidades de ausentismo y abandono escolar. Entre las consecuencias más graves está el suicidio a consecuencia del bullying grave.

Quienes agreden también tienen riesgos, tienen más probabilidades de involucrarse en peleas y comportamientos agresivos, van mal en la escuela y pueden tener problemas con la ley. Además son más propensos/as a tener comportamientos abusivos cuando crezcan.

Los niños y niñas que son testigos de bullying, frecuentemente se sienten mal o culpables porque no hicieron nada para evitarlo, o incluso sienten que fueron cómplices, a veces temen ser agredidos/as, también en ellos/as se genera un impacto emocional negativo.  

Existen programas de screening para el bullying basados en encuestas que evalúan si existen factores de riesgo que puedan condicionarlo. Por ejemplo se valora la situación de los y las jóvenes en la escuela, si es que se sienten seguros/as, con sentimientos de integración con sus pares. Si se detecta alguna persona víctima de bullying, se sugiere intervenir cuanto antes asistiendo a la víctima y familiares, apoyando con un espacio para hablar de lo ocurrido dándole un ambiente seguro. Además se sugiere trabajar con la escuela para proteger a la víctima y orientar a la persona que agrede a buscar ayudas, a la vez que educar a los estudiantes sobre qué hacer ante estas situaciones. Aumentar la supervisión en las escuelas, promover en las escuelas políticas anti-bullying son medidas que en diversos centros escolares están tomando. Es rol de la escuela y de la sociedad en general velar por la salud psicoemocional de las personas jóvenes, prevenir el Bullying es una labor esencial para contribuir a la salud emocional e integral de niños y niñas.

En definitiva, el bullying es una conducta agresiva, continuada, intencionada y perjudicial, cuyos protagonistas suelen ser jóvenes escolares. Es un problema que puede tener consecuencias en el futuro, sobre todo a nivel psicológico. No solamente a las víctimas de bullying sino también con  efectos muy negativos para  quienes agreden y quienes observan  las conductas violentas. Se sugiere no callar ante estos hechos, pedir ayudas y buscar apoyo de familiares, amigos, escuela, docentes. Promover una cultura de respecto, igualdad y buenos tratos, es tarea de todos y todas. Por ellos creemos que educar en eliminar conductas abusivas y discriminatorias es una tarea de todos los sectores, educación, salud, social. En este punto la educación para la salud puede cumplir un rol importante en la prevención y promoción de una cultura del respeto mutuo, igualdad y buenos tratos.  
 

Bibliografía
  • Gabaldón, Sabel (2005). El fenómeno “Bullying”. Bioètica & debat: Tribuna abierta del Institut Borja de Bioètica. Nº.40, págs. 7-8. Descargado el 28 de agosto de 2017 de https://dialnet.unirioja.es/servlet/articulo?codigo=1210685
  • Garaigordobil, Maite (2017). Conducta antisocial: conexión con bullying/ciberbullying y estrategias de resolución de conflictos. Psychosocial Intervention. 47-54. Descargado el 28 de agosto de 2017 de www.copmadrid.org/webcopm/publicaciones/social/in2017v26n1a6.pdf
  • Zottis  Graziela A.H, Salum Giovanni A, & Isolan Luciano R (2014). Associations between child disciplinary practicesand bullying behaviour in adolescents. Jornal de Pediatria (Rio J). 90(4); 408-414. Descargado el 28 de agosto de 2017 de https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/24631169
  • McClowry  Robert J, Miller MN & Mills GD ( 2017). What family physicians can do to combat bullying. The Journal of Family Practice.  66(2); 82-89   Descargado el 21 de agosto de 2017 de  https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/28222451
  • Smith Peter K & Monks Claire P (2008). Concepts of bullying: Developmental and cultural aspects. Int J Adolescent Med Health. 20(2);101-12     Descargado el 21 de agosto de 2017 de https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/18714549
  • Lee Kirsty, Guy Alexa, Dale Jeremy & Wolke Dieter (2017). Does psychological functioning mediate the relationship between bullying involvement and weight loss preoccupation in adolescents? A two-stage cross-sectional study. Int. J of Behavioral Nutrition and Physical Activity. 14:38    Descargado el 21 de agosto de 2017 de https://ijbnpa.biomedcentral.com/articles/10.1186/s12966-017-0491-1
  • Bevilacqua Leonardo (2017). The role of family and school-level  factors in bullying and cyberbullying: a cross-sectional study. BMC Pediatrics. 17:160
  • Bauman Sheri (2016). Do we need more measures of Bullying? Journal of Adolescent Health. 59(5); 487-488     Descargado el 28 de agosto de 2017 de  http://www.jahonline.org/article/S1054-139X(16)30315-9/abstract
  • Waseem Muhammad (2017) Bullying. NCBI Bookshelf. StatPearls. Treasure Island(FL): StatPearls Publishing.
</


Fecha de creación
:   14/11/2017 23:32:31
Última actualización
:   14/11/2017 23:34:30

OPINIONES ANTERIORES

Cómo aprendí a cuidarme con el Programa MIAS
12 de Diciembre de 2017
Lo que me dejó el Programa MIAS
5 de Diciembre de 2017
Suicidio y trabajo social
4 de Diciembre de 2017
Violencia de género y adolescencia, ese cóctel explosivo
1 de Diciembre de 2017
La sexualidad inhibida en personas con discapacidad intelectual
22 de Noviembre de 2017
Paginado 
5

REDES SOCIALES

Facebook
Twitter

BOLETÍN EPS

Boletín de Educación para la Salud nº 107 - Octubre 2019

Boletín de Educación para la Salud nº 107 - Octubre 2019

30/09/2019
En esta edición del boletín compartimos la nueva campaña del Ministerio de Sanidad para la prevención del tabaquismo, así como actividades formativas en habilidades para la vida y salud emocional. También un conjunto de informes sobre equidad en salud en ...

Facebook
Síguenos en Facebook fundadeps
Twitter
Síguenos en @fundadeps
Suscríbete al boletín de EpS