Uso de cookies
www.fundadeps.org usa cookies para mejorar tu experiencia de navegación y mostrarte contenido personalizado a tus intereses.
Si continua navegando consideramos que acepta su uso, de acuerdo con nuestra
política de cookies , a menos que usted las haya desactivado.
SÍGUENOS:
Facebook
Twitter
RSS
Youtube


Logo Fundadeps
 Contacto
21 de Noviembre de 2019

EPS AL DÍA


NOTICIAS
Noticias
OPINIÓN
Opinión
Banner-240-x-80-(1-casilla).gif
catedra-eps.jpg
banner-240x240-v2.jpg
logo-saludenfamilia.jpg
ESSAT-Formacion2.jpg
banner-atlasdelasalud.gif
016.gif
Homeopatía: ¿Magia o Ciencia?
Homeopatía: ¿Magia o Ciencia?

Teresa Valverde
Lic. en Medicina. Residente del Servicio de Medicina Preventiva del Hospital Clínico San Carlos

La homeopatía es un sistema de medicina alternativa basada en la “ley de lo semejante”. Una sustancia que cause los síntomas de una enfermedad en personas sanas, curará lo similar en personas enfermas. 

La "ecuación" que lo explica sería la siguiente:

Persona sana + Sustancia médica a experimentar = Síntomas de Enfermedad

Persona con síntomas de Enfermedad + Sustancia médica diluida = Sano

Partiendo de este principio el medicamento homeopático debía tener actividad para curar, a la vez que encontrarse en una concentración tan pequeña que no pudiese tener efectos perjudiciales para el paciente. 

¿Cómo conseguir esto? El padre de la homeopatía, Hahnemann, elaboró un proceso, la dinamización, por el cual diluía una parte de sustancia en 100 de agua destilada/alcohol/lactosa y tras este proceso energizaba la fórmula (sucusión) golpeándola de forma vigorosa. Este proceso se repetía hasta 30 veces, argumentando que cuanto más diluida estuviera la sustancia, más efecto tendría. 

¿Traducción? Al final del proceso estaríamos hablando de encontrar una parte de esa sustancia en el volumen correspondiente a una esfera de diámetro igual a la distancia entre la Tierra y el Sol: la polémica está servida. 

Científicamente está demostrado que no es posible encontrar un átomo de una sustancia en una dilución mayor a 10^24, lo que se corresponde con realizar la dinamización 12 veces. Entonces, ¿qué es lo que está actuando? Los defensores de la homeopatía hablan de que los medios en los que diluyen las sustancias tienen “memoria” y son capaces de retener las propiedades terapéuticas de la sustancia aunque no quede nada de ella en el preparado… Cada cual que saque sus propias conclusiones sobre lo factible de esos hechos. 

Al margen de la cuestionable eficacia de estos medicamentos y su discutible acción directa sobre la patología a tratar, no se puede negar que la homeopatía puede funcionar. Después de dejar al descubierto que el tratamiento es a base de “caramelos”, la siguiente duda razonable que nos surge es: ¿Cómo es posible? 

Es aquí donde entra a colación el efecto placebo. En la homeopatía se presta mucha atención a establecer una buena relación médico-paciente; a dedicar tiempo (ése del que se carece en una consulta pública por temas de gestión/horarios); a realizar una historia clínica completa y detallada que aborde no solo la patología por la que el paciente se presenta en consulta, sino a todo él como individuo. Todo esto crea un ambiente que favorece la percepción de la figura del facultativo como la persona que tiene la solución de todos los problemas, jugando así con el componente psicológico de cualquier enfermedad. Y es que hay estudios que demuestran que pacientes con dolencias pueden mejorar, aunque el tratamiento sea a base de medicamentos sin ningún tipo de acción terapéutica, y que el beneficio aumenta conforme mayor es la intervención: hay más mejoría con dos pastillas que con una, y aún más si el “medicamento” se introduce por vía parenteral en lugar de oral. 

Entonces, a pesar de que la evidencia científica sea nula a favor de la eficacia de los medicamentos homeopáticos ¿debería de dejar de existir la homeopatía? No tiene por qué, siempre y cuando se utilice en situaciones muy concretas en las que no haya una solución por vía científica y se sepa que mejorar la esfera psicológica del paciente y la percepción de su estado de salud va a reportar un beneficio en su calidad de vida.


Fecha de creación
:   11/07/2016 15:30:07
Última actualización
:   11/07/2016 15:34:51

OPINIONES ANTERIORES

La gamificación de lo efímero
19 de Abril de 2017
Las mujeres, agentes del cambio en salud
8 de Marzo de 2017
La sociedad y la mujer con discapacidad
26 de Octubre de 2016
Los marcadores ideológicos del Tercer Sector
25 de Octubre de 2016
Claves en la adherencia a los tratamientos
29 de Septiembre de 2016
Paginado 
8

REDES SOCIALES

Facebook
Twitter

BOLETÍN EPS

Boletín de Educación para la Salud nº 107 - Octubre 2019

Boletín de Educación para la Salud nº 107 - Octubre 2019

30/09/2019
En esta edición del boletín compartimos la nueva campaña del Ministerio de Sanidad para la prevención del tabaquismo, así como actividades formativas en habilidades para la vida y salud emocional. También un conjunto de informes sobre equidad en salud en ...

Facebook
Síguenos en Facebook fundadeps
Twitter
Síguenos en @fundadeps
Suscríbete al boletín de EpS