Uso de cookies
www.fundadeps.org usa cookies para mejorar tu experiencia de navegación y mostrarte contenido personalizado a tus intereses.
Si continua navegando consideramos que acepta su uso, de acuerdo con nuestra
política de cookies , a menos que usted las haya desactivado.
SÍGUENOS:
Facebook
Twitter
RSS
Youtube


Logo Fundadeps
 Contacto
23 de Agosto de 2017

EPS AL DÍA


NOTICIAS
Noticias
OPINIÓN
Opinión
Banner-240-x-80-(1-casilla).gif
catedra-eps.jpg
banner-240x240-v2.jpg
logo-saludenfamilia.jpg
ESSAT-Formacion2.jpg
banner-atlasdelasalud.gif
016.gif
Las mujeres, agentes del cambio en salud
Las mujeres, agentes del cambio en salud

Dra. María Sáinz Martín
Presidenta de ADEPS-FUNDADEPS. Hospital Clínico San Carlos.

Las personas, generalmente,  olvidamos  de cómo empezó todo  cuando se llevan años  ejecutando un proyecto,  un programa o una actividad que, al cabo del tiempo, resulta exitoso y prometedor. 

Qué pereza recordar o hacer el esfuerzo de recordar cómo pasó, por qué o cuáles  fueron los motivos de esa acción de promoción de la salud a través de un programa que denominamos PAJEPS (Programa de Agentes Jóvenes en Educación para la Salud), que acaba de cumplir 22 años ininterrumpidos y sigue creciendo.

Pero también,  qué orgullo saber que  tuvimos una serie de apoyos en los primeros momentos que fueron facilitadores para que todo el trabajo invertido año tras años se convirtiera, probablemente, en el programa de continuidad más longevo  dirigido a la juventud, por y para la juventud. Y no solo eso: también es un programa que ha servido como modelo europeo en el desarrollo de actividades  de Educación para la Salud dentro del colectivo de jóvenes.

El comienzo está en un año tan significativo como 1995, cuando España preside el Consejo de la actual Unión Europea y la titular del Ministerio de Asuntos Sociales era Cristina Alberdi, reconocida abogada y feminista. El Ministerio estaba inmerso en la preparación del gran acontecimiento global que significaba la Conferencia Mundial de la Mujer en Pekín (1995) promovida por la ONU (Organización de la Naciones Unidas). 

Sabíamos de la importancia y trascendencia de esa Conferencia y de la actividad española en ella, tanto de forma gubernamental como a través de las Organizaciones no Gubernamentales y otras entidades,  muy activas en la lucha por la igualdad legal y real de los Derechos de las Mujeres.

Yo hacía poco que había abandonado la Presidencia de la Federación de Mujeres Progresistas de España, donde puse en marcha varios programas y proyectos, como “Mujer en Ruta” , pero especialmente me interesó poner en marcha un programa de Educación para la Salud dirigida a las mujeres.

Fue precisamente en este trabajo directo con las mujeres, muchas de ellas madres y trabajadoras, donde me preguntaban cómo llegar a sus hijas e hijos con un lenguaje fácil y comprensible  para todos relacionados con la educación sexual, con los problemas y los miedos que tenían sobre el sida, las drogas, los trastornos de la alimentación…y un sin fin de problemas  relacionados con su entorno familiar, social y laboral.

Esos miedos y dudas eran  totalmente lógicos para una década como la de los ochenta,  donde  las drogas y  el sida hacían  su aparición con virulencia y extensión social. En la siguiente década de los noventa se arrastraban estos problemas y se añadían además los trastornos del comportamiento alimentario, el tabaquismo y los accidentes de moto, así como el desarraigo social y familiar del paro juvenil a pesar de los aumentos de estudiantes universitarios. Todo aderezado con la importancia de la influencia del grupo de iguales y  el entorno familiar y/o social.

La impotencia de las madres y de los padres ante las respuestas ofrecidas por los jóvenes de “yo sé, yo puedo y a mí no me va a pasar nada” se reflejaba con la ausencia  del  diálogo,  amén de  la angustia de la familia sobre las compañías y amistades que influyen enormemente en las edades de la adolescencia y que tienen su desarrollo lógico en la  juventud.

Pero  el año 1995 fue un año de oportunidades y de un trabajo creativo y continuado,  con un equipo humano muy joven y dispuesto a sacar adelante lo que, años más tarde, empezamos a disfrutar hoy. Teníamos, como siempre,  el apoyo de nuestra "casa", el Hospital Clínico San Carlos; de un Ministerio muy sensible a los programas y proyectos con argumentaciones y acciones ejecutivas que ayudarían  a transformar la realidad social de los grupos humanos según sus necesidades; y, por supuesto, teníamos una organización pionera en España que era la Asociación de Educación para la Salud (ADEPS), que fue la encargada de preparar el programa y de presentarlo a las convocatorias del IRPF del año en curso para obtener la ayuda económica que nos permitiría  tener una coordinación profesional, una difusión adecuada y extensiva a todas las Comunidades propuestas, una valoración de candidaturas, unos profesores entregados al programa y una evaluación  continua de las fases de trabajo y de la gestión. 

Todo ello aderezado con apoyos y ayudas externas solicitadas  para aumentar la credibilidad y el prestigio del programa a través de las administraciones locales, autonómicas y provinciales que nos  avalaban  año tras año; también de entidades privadas, fundaciones, asociaciones  y universidades que convirtieron al programa en algo familiar, querido y respetado.

Como el programa había surgido de la necesidad de comunicación entre padres y madres con los hijos,  qué mejor  que tuviéramos un gran número de jóvenes, chicos y chicas, que tuvieran más y mejor información. Y de temáticas muy variadas de salud desde el ámbito de la prevención de las enfermedades y/o accidentes, la educación para la salud  y la promoción de la salud, para empoderar a la juventud  en unas familias cada vez más diversas  y más mermadas  socialmente. En resumen, extraer  juventud para hacer liderazgo.

Que la formación del programa sirviera para incrementar el conocimiento, pero sobre todo, que ayudara a la acción (aprender  a  aprender  para  hacer) a través de las metodologías y técnicas aplicadas en la Educación para la Salud. En resumen, activismo y acción de grupo.

Es cierto que como todo programa novedoso y que, en este caso,  otorgaba  todo el protagonismo a los jóvenes,   asumió dudas, recelos y miedos para terminar creando amistades y grupos humanos muy valientes, además de generosos para volcar filantrópicamente a la sociedad de sus iguales y menores sus valores, conocimientos y experiencias. En resumen, como si fueran los hermanos mayores, primos y amigos en quienes poder confiar.

Y, por supuesto, que muchos de estas y estos “pajeps”  tuvieran las inquietudes  para desarrollar sus propias iniciativas personales, profesionales y asociativas en la búsqueda de  un trabajo y/o empleo como Agentes de Salud. En definitiva, favorecer un puente de estudiante a trabajador/a con el apoyo y aval de lo que hoy es ADEPS-FUNDADEPS.  


Fecha de creación
:   08/03/2017 10:12:51
Última actualización
:   08/03/2017 10:49:10

OPINIONES ANTERIORES

Escuchando para intervenir en la promoción de la salud
16 de Agosto de 2017
¿Seguro que es solo una cuestión de género?
20 de Junio de 2017
Cuidadanas: Servicio de Apoyo integral a Cuidadoras
6 de Junio de 2017
Una apuesta decisiva por la salud, la investigación y el bienestar
9 de Mayo de 2017
La gamificación de lo efímero
19 de Abril de 2017
Paginado 
1

REDES SOCIALES

Facebook
Twitter

BOLETÍN EPS

Boletín de Educación para la Salud 85 - Junio 2017

Boletín de Educación para la Salud 85 - Junio 2017

27/06/2017
En esta edición del boletín compartimos una nueva convocatoria del curso online de Educación para la Salud en la Atención a los Problemas Crónicos, al tiempo que anunciamos tres importantes eventos sobre Comunicación y Salud, Experiencia del Paciente y el ...

Facebook
Síguenos en Facebook fundadeps
Twitter
Síguenos en @fundadeps
Suscríbete al boletín de EpS